Siempre es medianoche

Todos los relatos tienen un factor común: Londres de fondo e historias plagadas de miseria humana. Un retrato de las bajas pasiones, de la inercia de los enamorados  y la violencia de la cotidianeidad que se manifiesta en cada fragmento, mostrando cuán destructiva puede llegar a ser la convivencia entre dos personas. Diálogos mordaces y personajes bien delineados.

Todo esto. Y hasta un pene sin dueño.

Anuncios

Acerca de L.

No hay demasiado que decir. O quizás demasiado como para escribirlo todo.

Publicado el febrero 15, 2010 en Novedades, Para leer y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: